Noticias

Impuestos a refresco, por buen camino, afirmó la OCDE

Fiscal

Una medida para bajar sobrepeso y obesidad es el impuesto

El establecimiento de impuestos a bebidas azucaradas y normas de etiquetado deben mantenerse para avanzar en contra del sobrepeso y la obesidad, destacó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

 

El secretario general del organismo multilateral, José Ángel Gurría Treviño, en la presentación del estudio, Sobrepeso, Obesidad y Diabetes: efectos sobre la competitividad del país, que son importantes mantener los esfuerzos que se han comenzado en materia impositiva desde el 2014 para avanzar en contra de los problemas de salud pública de enfermedades crónico degenerativas como la diabetes.

 

Gurría Treviño alertó que en las siguientes décadas el 8.9 por ciento del presupuesto de salud se enfocará para el tratamiento de las enfermedades que provoca el sobrepeso y la obesidad.

 

La Organización  Panamericana de la Salud (OPS) informó que los impuestos en contra de bebidas azucaradas vienen desde tiempo atrás con Estados y Noruega en 1981; Samoa, 1984; Australia, 2000; Polinesia, 2002; Fiji, 2006; Nauru, 2007; Finlandia, 2011; Hungría, 2011 y Francia en 2012, han implementado impuestos a los refrescos y las bebidas azucaradas, como medidas de salud pública.

 

Investigadores han mencionado que desde la aplicación del impuesto a las bebidas azucaradas en 2014, la compra de refrescos bajó un 5.5 por ciento y al año siguiente en 9.7 por ciento.

 

La investigadora del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) L. Theodore, aseguró que la ingesta de refrescos no sólo se relaciona con diabetes y enfermedades óseas, y que una familia destina el 10 por ciento de sus ingresos a la compra de refrescos.

 

Un estudio de la Universidad de Yale posiciona a México en el primer lugar en el consumo de refrescos con 163 litros al año.


Compartir |